viernes, 20 de noviembre de 2009

V-20: 5,7KM

Hoy no es un día como los demás!
Nada más llegar a casa, después de llevar a Gemmita al trabajo me he calzado las zapatillas y he salido a correr, no quería perder tiempo, eran las 8,30h. He pasado por la consulta, se encuentra a unos 800m de casa, y he parado allí un rato...
Después de coger oxígeno y salir sin estar mentalizado, he soltado mis primeros pasos, iniciando mi triste entreno de la jornada. Hoy no había reto! La distancia era indiferente, hoy sólo necesitaba hablar conmigo mismo, realizar un examen interior, contemplar la simpleza de la vida y acordarme de las personas que quiero.
Las fuerzas me habían abandonado, los primeros metros atragantaban mis pasos, un desánimo general me había invadido, no podía sacar energías para seguir dando zancadas. Una respiración descordinada, incorporando pausas, bocanadas de aire atropelladas, desequilibraban hoy mis cortas y lastimosas zancadas, llegando incluso a afectar a mi equilibrio. He pensado, "soy corredor de fondo y nada me para", para seguir moviéndome sin un plan fijo y en un estado totalmente desorientado, aún así necesitaba correr.
De repene la rabia se ha apoderado de mi, y a pesar de un flato ya acentuado, producido por toda mi descordinación, he incrementado el ritmo todo lo que he podido, para llegar a mi casa corriendo por debajo de 4' el mil, totalmente desconsolado y mirando con despecho a la vida.
...Hoy, en la clínica estaba mi madre totalmente desconsolada, hacía un rato en el hospital se le había muerto una persona entre los brazos... era su mejor amiga, la madre de mis mejores amigos de siempre. Y es que 55 años son muy pocos para poder disfrutar de la vida y de los tuyos.
Aún así hoy, totalmente vacío, he necesitado de mi terapia, he intentado esconderme y utilizar mis zapatillas para consolar un espíritu totalmente desolado. No ha servido de nada, cuando el daño es tan profundo no hay antídoto que valga!

4 comentarios:

Gemma dijo...

Tus palabras me dejan sin aliento. Sin duda son momentos díficiles, muchos ánimos. Ya sabes que estoy aquí, para lo que quieras.
Besos.

manuel binoy dijo...

Poco puedo decir ante una entrada como la que has escrito hoy, sólo desearte ánimos y que el paso del tiempo se lleve cuanto antes el dolor y el malestar que estás sufriendo en estos momentos; un abrazo.

tragabuche dijo...

me uno al comentario de manuel,poco podria decir yo tamben,que recibas mis mas sinceros deseos de que te recuperes lo antes posible y mandarte mucho animo.saludos.

Esteban Álvarez Marcos dijo...

Gracas por los ánimos! Son unos días duros y se agradece recibir palabras de aliento.
Abrazos!!