lunes, 1 de diciembre de 2008

MARATON FLORENCIA 08'

ANÁLISIS CARRERA:

A mitad de la noche me despierté a oscuras y lo primero que hice fue buscar el reloj temiéndome lo peor, y así fue. Las 3:30h de la madrugada. Ya sabía que dormir sería difícil. Después de 1h30' dando vueltas, a las 5h me quedé dormido hasta que sonó el despertador. Eran las 7h en punto, ni tan mal, había dormido 5h30', lo peor es que seguía lloviendo agusto y el cielo, después de 3 días seguidos, seguía totalmente tapado.
Me duché rápido para relajarme, todo preparado, un buen desayuno y salí rápido hacia los buses lanzadera que te subían a la Piazza Michelangelo, al otro lado del río Arno y ubicada en Monte Alle Croci. Eran las 8h40' y bajo la lluvia estuve esperando 40' en la salida junto a miles de corredores, acompañados de unas vistas increíbles de la ciudad. Mis atuendos: Asics Stratus, rodillera, pantalón corto, camiseta tirantes, un chubasquero y el MP3. Mi objetivo era acabar, 4h sería una marca razonable para mi escaso entreno obligado por la rodilla. Tampoco podía excederme más porque sino perdería el avión...

Vistas desde salida. Piazza Michelangelo

Allí parado conversé con un señor de Terrassa de 61 años que había empezado a correr maratón en el 2000 con el objetivo de correr 100 maratones antes de los 65, aún habiendo estado parado 2 años ya llevaba 66, y esta era su 17ª de este año... el cuerpo no tiene límite!
A las 9h20' en punto se dio la salida, yo ya estaba calado entero, por fuera por dentro, zapatillas, calcetines, pies, Mp3... y lo peor, habiéndo cogido frío que aún hoy 3 días más tarde me resiento. Cogí ritmo en la suave bajada siempre divisando a lo lejos los globos naranjas de 3h45', era dífícil con tanta gente ir cómodo pero entre subirme por la acera, esquivando unos y otros fuí capaz de alcanzar los globos justo al finalizar la bajada, ese era el objetivo. Esos primeros 4km de bajada fueron bien para entrar calor, a partir de allí dejamos ese parque Bobolinode la montaña y nos introdujimos en la ciudad en la plaza de Porta Romana. Desde allí nos dirijimos hacía la zona oeste de la ciudad sin cruzar el río, zona Monticelli, los kms iban pasando por calles bastante vacías y tranquilas no demasiado espaciosas que dificultaban aún correr con tranquilidad. Yo tranquilo y siempre bien posicionado con los guías de 3h45', la impresión es que la rodilla se hacía notar pero sin quejarse demasiado, sin embargo el cansancio de la semana turística por Florencia estaba ahí.
En el paso por el Km1o miré el reloj y estaba en tiempos, seguía relajado y con ganas de poder correr por las calles más céntricas. Poco a poco volvíamos de esa zona oeste hasta bordear el Ponte Vecchio, allí la multitud invadía casi la calle gritando: "Forza, Bravi, Dali..." o por lo menos eso es lo que entendía yo. Era el Km12 justo, y entre tanta gente pude ver a Gemmita que me ofreció una gorra que había comprado para evitar la lluvia, que seguía lloviendo claro, pero aún así preferí no cogerla para que no me molestase más adelante. Empezaba la parte central de la carrera y me encontraba bastante bien.

Cabeza Carrera. Piazza Duomo.

Bordeando el río llegamos hasta Ponte Mocolo, y desde él cruzamos hacia la zona norte donde se encuentra todo el centro histórico, pero en lugar de dirigirnos hacia allí nos alejamos hacia el oeste esta vez. Justo cruzando el puente me puse por delante de los guías de 4:45' y creí que era buen momento para que acelerando levemente el ritmo ir dejándolos y situarme por delante. En Cristotoro Colombo estaba ubicado el km15 y su avituallamiento, allí ya fuí consciente que debía empezar a hidratarme aunque no tuviese demasiadas ganas. Todavía seguía lloviendo. Entre el km15 y 20 la carrera transcurría por los barrios de Madonnone, Piazza Alberti, o Filarocca. En el km20 volví a beber, esta vez Isostar y un poco de Té, y comí medio platano con un par de galletas. Y en 5 minutos ya me encontraba en mitad de carrera y con la sensación de no ir excesivamente cansado, ya había dejado atrás los guías de 3h45' y ni si quiera en las últimas rectas lograba alcanzarlos con la vista. El paso por la media 1h50'29'' invitaba al optimismo, pensé que si finalmente no me encontraba mal podía atacar mi marca de 3h36'16''.
En estos momentos ya podía correr con holgura, había espacio para desplazarte por todo el carril en las curvas y poder cambiar de ritmo, o pararse si fuera el caso, sin problemas. Por esta parte del recorrido todavía no había mucho gentío animando, tampoco el día ayudaba a ello. En el km22 pasamos junto al Stadio Comunales, si no estoy mal informado juega la Fiorentina, y después de bordearlo cogimos Viale Edmondo de Amicis , una calle bastante ancha que nos dirigía ahora sí hacia el centro histórico. El paso por el km25 continuaba llevando unas sensaciones correctas y el crono seguía siendo aceptable.

Mi paso por Duomo.

Callejeando ahora por calles bastante más estrechas cercanas a S. Croce, Piazza S. Marco, junto a Galería de la Academia donde se encuentra el David de Miguel Ángel... la gente ya se hacía presente entre muchos gritos de ánimo, ¡cómo gritan estos italianos! En estos momentos las piernas van solas, no sentía ni cansancio, los males de la rodilla se habían esfumado. Era el mejor momento de la carrera.
Sin darme cuenta estaba ya en la Piazza del Duomo, espectacular, la lluvía había dado tregua 5' antes y pude disfrutar 100% del entorno, mucha gente junto al vallado, el recorrido muy bien acotado, muchos gritos de ánimo, banderas, muchísimas cámaras de fotos... sin palabrabas. Era el km28 y me encontraba en el mejor mejor momento de la carrera anímicamente como era de esperar. Después de rodear el batisterio pude localizar a Gemmita entre tanta multitud. Paré un instante y le comenté que iba bien e intentaría acercarme a las 3h30'. Desde allí nos dirigimos a Piazza de la Republica que también se encontraba a tope, y poco a poco empezamos a alejarnos del centro hacia Piazza Vittorio Veneto, zona oeste del centro histórico esta vez por la parte norte del río Arno.
Sin darme cuenta llegué al km30 donde me paré para beber bien, volver a comer fruta: platano, naranja y limón, comer un para de galletas y llevarme 2 barritas energéticas que engullí sin darme cuenta cuando ya había restablecido el ritmo. A partir de aquí nos introdujimos en un parque enorme, Parque Le Cascine, hasta el km 37. En el km32 había un avituallamiento de geles energéticos que no dudé en cogerme uno, lo abrí y nada más probarlo me entraron nausias, ¡Dios qué malo estaba! Tardé 0 segundos en "mandarlo a Cuenca". Justo en ese momento fuí consciente que llegaba lo más duro de la carrera y eché mano del MP3 a ver si me entretenía un rato. Mal presagio, con tanta lluvía se había humedecido y los cascos habían dejado de funcionar: Joder! A comprar otros nuevos... En el km 33 me dio por mirar hacia atrás y me quedé asombrado, divisaba al final los globos de 3h45' de nuevo. Entre avituallamiento, gel energético, y MP3, pensé que me había distraido y había bajado el ritmo. En ese momento incrementé notablemente el ritmo e hice los siguientes 2km, hasta el km35, a 5' el mil. Lo peor fue qvolver a mirar a trás y ver que ya me estaban pisando los talones, ¿A qué ritmo iban? Vaya engaño pensé. En ese momento mi desánimo fue total. Del km36 al 37 aguanté con ellos pero eso fue realmente "mi tumba". Al paso por el km37 sufrí el derrumbe total, físicamente roto y mentalmente peor aún. No podía llenar bien los pulmones, las piernas me dolían, ya estaban duras como rocas, así que opté por reducir sensiblemente el ritmo, negandome a pararme o andar.
Mi paso por Piazza della Signora.
En estos momentos ya retornaba junto al río de nuevo hacía el centro histórico. Volvía a haber mucha gente animando, pero ahora ya no los escuchaba, no había consuelo, el "hombre del mazo" había venido a verme esta vez a mi. Me acordé de los pocos entrenos hechos limitados por la sufrida rodilla, no quedaba otra, sufrir. Pasé otra vez junto a Ponte Vecchio, esta vez por la parte norte y me dirigí con un ritmo muy cansado hacía Piazza Signoria, el entorno de nuevo espectacular: muchísima gente animando, Palazio Vecchio monumental, la Loggia dei Lanzi con todas sus esculturas, la reproducción a escala del David de Miguel Ángel, la estatua de Hercules o Fuente de Neptuno. Ya nada de eso valía para menguar mi desánimo. De nuevo, entre tanta gente ví a Gemmita y paré 1' para comentarle que estaba roto.
En meta.
A partir de allí, era ya el km40, cogí un ritmo de 6' y algo el mil para callejear hasta la línea de llegada en Piazza S. Croce que se me hizo eterno. Antes de llegar y medio moribundo me quité el chubasquero para llegar dignamente hasta línea de meta. El crono, ya lo de menos, se fue a 3h47'21'', 11 minutos por encima de mi marca, lejos de ese 3h30' que será el objetivo para la próxima, pero también lejos de las 4h que a priori teniendo en cuenta mis entrenos, era una buena marca.

En meta.

Mi octaba maratón completada con una buenísima experiencia. Ahora a descansar, entrenar y planificar la siguiente!

TIEMPOS:
1ª Media: 1h50'29''
2ª Media: 1h57'52''
......................................................................................
Km 0 - Km 5: 26'28'' .............. Km 20 - Km 25: 26'42''
Km 5 - Km 10: 26'03'' ............ Km 25 - Km 30: 26'08''
Km 10 - Km 15: 26'06'' ............ Km 30 - Km 35: 28'00''
Km 15 - Km 20: 26'21'' ............ Km 35 - Km 40: 28'13''
......................Km 40 - Km 42,192: 13'18''........................
TOTAL: 3h47'21''

CALORÍAS: 3767 Cal

PULSACIONES (Limites 126-168):
En Zona........................... 1h50'19''
Por encima...................... 1h56'22''
Por debajo....................... 40''
Media Pulsaciones......... 170
Máx................................. 186
% Esfuerzo Medio.......... 89%
% Esfuerzo Máximo....... 97%

5 comentarios:

Rubén dijo...

Para todo lo que has entrenado estos últimos meses es una proeza la marca que has hecho! De hecho que tu rodilla te haya dejado acabar ya es un éxito bestial. Quiero fotos ya, a pesar de que los dientes se me pongan mas largos que a Ronaldinho!!

Esteban dijo...

A ver si teno un rato y hago un pequeño análisis de la carrera.
La verdad que para el estado de mis rodillas y el poco entreno que he hecho no está mal. Imagínate lo que he sufrido. A ver si tengo un rato y subo fotos también y te doy un toque para hablar de triatlon y ese de ese deporte en el que podemos jugar con los ojos vendados: EL TENIS! jejeje... ojos abiertos o cerrados... jugamos igual de mal!!

Rubén dijo...

yo creo que ni siquiera jugamos, simplemente estamos!

luis felipe dijo...

Enorabuena Esteban,estupenda carrera y muy bonito el reportaje.De verdad que me ha gustado mucho,me entran ganas de ir a Florencia.Y tu Ronaldiño coje una lima y raspate...los.Un abrazo saludos.

Esteban Álvarez Marcos dijo...

Gracias Felipe, ¿Qué tal va todo?
La verdad es que no fue una gran carrera, pero se "disfrutó" que era lo importante.
Un abrazo!